Beato Manuel Aranda

Manuel, Testigo y Siervo de Dios

¿Cómo fue su muerte?


¿Cómo fue su muerte?

cruz_360

 

El joven Seminarista, de 20 años de edad, dando ejemplo admirable de firmeza en la fe, de amor insigne a su vocación sacerdotal y de celo admirable por la salvación de las almas de sus prójimos cayó en la tierra que le viera nacer…

 

Manuel está preso en la capilla del pueblo, porque es seminarista, ha dado catequesis a los niños y ha manifestado su condición de cristiano y su vocación sacerdotal. Le instan a que tire las imágenes, cuadros… que blasfeme. Se niega siempre. Los testimonios son unánimes. Hay amenazas y los mismos compañeros de cárcel le insinúan que podría “hacer algo, aunque sin sentirlo… ¿que malo tendría aquello, si así salvaba su vida?.” Se niega y pide entristecido que no le repitan tal invitación.

 El día 8 de agosto, hacia las 9 de la mañana, sale para su trabajo de preso y que era limpiar los patios de la fábrica y tirar la basura. Sale, carretera adelante, guardado por dos jóvenes con escopetas, avanzan hacia “la revuelta”, le insultan, maltratan y dan culatazos… le piden que blasfeme, se ríen de él, Manuel siempre se niega.

 A la altura del cortijo de “Oliveros”, antes del Pozo de “La Patrocinia”, le mandan salga de la carretera y entre en el olivar: unos niños están sacando agua, oyen y ven como se desenvuelve la escena:

“Pues yo os digo que no diré ni una palabra contra Dios. Por nada ni por nadie ofenderé su nombre.” 

 – Blasfemas, ¿sí o no?

– NO Y NO.

 – ¡Pues te matamos!

 – Venga de ahí.

 “Sentimos tres disparos y los “milicianos” acabaron con su vida”.


El joven Seminarista, de 20 años de edad, dando ejemplo admirable de firmeza en la fe, de amor insigne a su vocación sacerdotal y de celo admirable por la salvación de las almas de sus prójimos cayó en la tierra que le viera nacer, y que fue testigo de sus grandes virtudes, y allí subió su heroica alma al Cielo, en donde en el glorioso coro de los mártires goza eternamente de las delicias de la vida inmortal.

Beato Manuel Aranda © 2016 Frontier Theme